Día Mundial del Autismo: cuál es la importancia del diagnóstico temprano y su acción

El Colegio Médico de Jujuy recuerda hoy el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Por ello, cada 2 de abril se subraya el objetivo de contribuir a la mejora de la calidad de vida e inclusión de la población que vive con esta condición.

Alrededor de 78 millones de personas tienen autismo a nivel global, mientras que en Argentina se estima que hay más de 500.000 personas con esta condición. Durante los últimos años, a raíz de que se tomó mayor conocimiento sobre el tema, se incrementó el número de personas que reciben su diagnóstico.

Esferas afectadas en personas con autismo

La primera esfera, la de la palabra hablada, implica que hay un tercio de las personas con autismo que no logra desarrollar el lenguaje. Otro porcentaje consigue hablar pero tiene dificultades en el uso social del lenguaje, para iniciar y mantener una conversación.

La interacción social en niños y niñas con autismo no es la habitual. Algunos signos comunes se pueden distinguir en que no sostienen la mirada, no responden cuando se los llama por su nombre y tampoco desarrollan lo que se conoce como atención conjunta, una capacidad que empieza a manifestarse alrededor de los 10 meses y por la cual los niños comienzan a mostrarle a otras personas aquello que les llama la atención y los divierte.

Estos comportamientos propios de la interacción social, a los que se suma también el juego en solitario, pueden funcionar como signos tempranos para la identificación de un posible caso de autismo en niños de entre 1 y 2 años.

Los niños con autismo tienen capacidad para memorizar letras y números, pero no saben cómo usar esos aprendizajes en la vida cotidiana.

La tercera y última esfera es la de la alteración del juego y la simbolización, por la que niños y niñas con autismo presentan dificultades para la imaginación, para desarrollar lo que se llama juego simbólico, que es cuando simulan ser médicos o cocineros.

Esto, a su vez, está acompañado de comportamientos repetitivos. Alinean los juguetes o los apilan, y también pueden tener gestos corporales como lo que llamamos «aleteo» cuando se ponen contentos.

Sobre la importancia del diagnóstico temprano

El componente genético representa una de las principales raíces de los trastornos del espectro autista, aunque no hay un estudio específico para detectar la condición.

El problema del autismo es que hay una diversidad inmensa de casos, lo que lleva a que haya características muy diferentes entre una persona y otra.

La «detección precoz y la intervención temprana» es lo más importante porque cambia el pronóstico y futuro de un niño o niña con autismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba