Día del Otorrinolaringólogo: El CMJ reconoce la labor de los especialistas en Jujuy

El Colegio Médico de Jujuy se une a la celebración del Día del Otorrinolaringólogo, rindiendo homenaje a los profesionales especializados en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan al oído, nariz y garganta, senos paranasales, voz, glándulas salivales y cuello. Esta conmemoración se realiza cada año el 25 de junio desde 1989, en honor a la creación de la Federación Argentina de Sociedades de Otorrinolaringología.

El otorrinolaringólogo desempeña un papel fundamental en la salud auditiva y del sistema respiratorio superior. A través de diversas pruebas y exploraciones endoscópicas, estos especialistas llevan a cabo diagnósticos precisos y recomiendan tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas cuando sea necesario.

Uno de los aspectos destacados en el campo de la otorrinolaringología es la importancia del diagnóstico temprano, especialmente en el caso de los recién nacidos. Según lo estipulado por la ley actual, todos los recién nacidos deben someterse a una evaluación auditiva mediante estudios de otoemisiones acústicas. Este diagnóstico precoz permite una estimulación temprana de la audición y el desarrollo adecuado de las áreas auditivas en el cerebro.

En la etapa escolar, se recomienda realizar una audiometría tonal para detectar posibles problemas auditivos. Sin embargo, si se observa un retraso en el desarrollo del lenguaje o cualquier síntoma de pérdida de audición, se aconseja buscar la atención de un otorrinolaringólogo de manera inmediata.

Durante la juventud y la edad adulta, es crucial realizar controles auditivos, especialmente para aquellos individuos expuestos a ruidos intensos como música a alto volumen o entornos laborales ruidosos. Aquellos que trabajan en fábricas o industrias con niveles de ruido superiores a los 70 u 80 decibeles deben someterse a evaluaciones auditivas al menos una vez al año.

A medida que se avanza en la cuarta y quinta década de vida, es común experimentar una disminución en la audición, que puede variar según factores hereditarios. Los cambios pueden manifestarse como una merma en el rendimiento auditivo y, en algunos casos, como zumbidos en los oídos. Ante estos síntomas, es recomendable buscar la evaluación de un otorrinolaringólogo.

Además, existen otras situaciones en las que es importante acudir a un especialista en otorrinolaringología, como en casos de patologías inflamatorias como la otitis externa, común en épocas de verano debido al contacto con piscinas. Asimismo, las personas que producen una mayor cantidad de cerumen debido a las características de su piel deben someterse a una limpieza de oídos realizada por un médico cada seis meses o al menos una vez al año.

Volver arriba